Impacto de la actividad turística en los poblados de la microcuenca del Valle de Elqui en Chile. Un estudio de casos: Paihuano, Montegrande y Pisco Elqui.


Autor: Walker Fernández, Paz

Año académico: 2009
Universidad: Politécnica de Madrid
Centro de lectura: Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Departamento: Urbanística y Ordenación del Territorio
Programa: Periferias, Sostenibilidad y Vitalidad Urbana
Centro de realización: Escuela Técnica Superior de Arquitectura

Director: Fariña Tojo, José
Tribunal:
Hernández Aja, Agustín
Castrillo Romón, María
Alguacil Gómez, Julio
Corraliza Rodríguez, José Antonio
Ruiz Sánchez, Javier


Resumen

Chile, país latinoamericano ubicado en la costa del Pacífico sur, tanto por sus bellezas naturales y los altos índices de seguridad personal que ofrece, se ha convertido en un destino de viaje cada vez más demandado por la actividad turística. Sin embargo, en su medio rural, tanto por la fragilidad de su medio ambiente natural y construido, como por la falta de recursos con que cuentan los Municipios y la falta de instrumentos de planificación, esta actividad está provocando transformaciones físicas, económicas, sociales y culturales que se han traducido a una pérdida de calidad de vida de sus habitantes y puede significar el deterioro o la pérdida irreversible de los recursos que hoy constituyen su atractivo.

Esta tesis pretende identificar, y en la medida de lo posible cualificar y cuantificar, los efectos de la actividad turística en tres pueblos del Valle del Elqui : Paihuano, Montegrande y Pisco Elqui.

Respecto a sus repercusiones en la estructura social, el turismo se ha convertido en un factor que ha detenido las tasas de emigración y la tendencia a la disminución de población al generar nuevas áreas de trabajo. Sin embargo, la rapidez de la evolución y la demanda creciente de los turistas, frente a la escasa capacidad de uso del espacio público y la precariedad de la infraestructura básica, ha generado variados impactos negativos en el medio ambiente que han afectado a la calidad de vida de los habitantes permanentes y a la de los propios turistas.

En relación a los impactos sobre el medio ambiente natural, los más significativos se ubican en Paihuano derivado de la construcción de complejos turísticos en el bajo valle, que ha significado la pérdida de 84.478 m2 lo que corresponde al 0,23 % del suelo cultivable (actividad productiva principal) y la contaminación de las aguas del río por camping informales que se ubican en sus bordes lo que además ha tenido un afecto sobre el paisaje.

Otro factor que afecta al paisaje en los tres poblados, son provocados por, la gran cantidad de publicidad asociada al turismo que obstruye de una manera importante las cuencas visuales, que constituyen uno de los mayores atractivos de la zona.

En relación al impacto sobre el medio ambiente construido relacionado con la infraestructuras y el espacio público disponible, la mayor sobrecarga se deriva de los turistas que viajan sólo por un día y que hacen mayor uso del espacio público, (10.910 turistas en un dìa). Espacios que en el caso de los tres poblados se reduce a la plaza y sus alrededores, sobrepasando su capacidad de uso y perturbando la vida cotidiana normal de los habitantes permanentes (considerando que la Población total de Paihuano es de 983 habitantes, la de Montegrande de 586 habitantes y la de Pisco Elqui de 790 habitantes).

Por otra parte, la construcción de nuevos equipamientos turísticos que no obedecen a los patrones de asentamiento de los poblados han impactado negativamente sobre su imagen urbana original, con edificaciones que no armonizan con el entorno tanto en su estructura de asentamiento como en el lenguaje arquitectónico y los materiales constructivos propios de la arquitectura vernácula del poblado. Sólo en algunos casos se han habilitado viviendas antiguas adecuándolas para su utilización como infraestructura turística, lo que ha sido un aporte a su conservación.

Otro impacto importante es producido por la intensidad del flujo vehicular (2.182 vehículos acceden en un día a este sector del Valle en verano, según encuesta del MOP año 2004), lo que satura la capacidad vial y de estacionamientos existentes y además afecta la calidad del aire.

En relación al medio socioeconómico, la actividad turística ha incrementado la oferta de empleo, pero también ha significado un mayor coste para la Municipalidad por el aumento en el servicio de recogida de basuras, atención sanitaria e incremento de medios de vigilancia y seguridad ciudadana.

En relación al impacto socio cultural, las costumbres se han visto afectadas considerablemente; las celebraciones, ceremonias, son percibidas por los turistas como un espectáculo, perturbando su carácter y el espíritu de la celebración. Así tradiciones propias se han eliminado por la presencia de extraños y la sobrecarga del espacio público.

El contacto entre los jóvenes turistas, tanto nacionales como extranjeros y los jóvenes habitantes permanentes de los poblados ha provocado en estos un cambio de costumbres, expectativas y valores. Algunos de los impactos más negativos en este aspecto son la introducción de drogas, el alto consumo de alcohol, y las riñas callejeras, que afectan a la seguridad ciudadana.

Lo que en un inicio constituía un atractivo, el paisaje pleno, la tranquilidad, el silencio y la calma de la vida cotidiana, ha sido modificado por la presencia masiva de visitantes, que ya no pueden disfrutar de él y que probablemente no volverán.